El thriller político de Costa-Gavras.

Publicado por Nacho S

 p2-costa_cam

Hacer homenajes póstumos está bien, pero reconocer el trabajo de un autor cuando aún está vivo también mola. Quiero dedicar esta entrada a Konstantinos Gavras, más conocido como Costa-Gavras, quien es probablemente el director de cine más comprometido con todo lo que gira alrededor del thriller político (respetando a Pontecorvo), género que se asocia con él nada más ser referido.

A Costa-Gavras aquello de hacer pelis donde no se denunciaran los aparatos estatales para la represión, el silencio, la tortura y la violación de los derechos humanos como que le sabía a poco. Cuando descubrió que además su compromiso podía servir para que no se olvidaran las atrocidades cometidas por regímenes pasados mejor que mejor.

Hagamos un vuelo por algunas de sus obras más destacadas:

ZSu compromiso político llevado a la gran pantalla nace con Z. (1969). Basada en la novela homónima de su compatriota griego Vassilis Vassilikos, el director franco-griego nos lleva a un país gobernado por la ultra-derecha que trata de erradicar toda oposición izquierdista. Yves Montand tratará de hacerse oír con su discurso en un ambiente lleno de paramilitares y saboteadores; tras finalizar es gravemente atacado, comenzando un complejo entramado de jueces, periodistas, testigos manipulados, acusaciones y engaños.

Z. es una representación ficticia de lo acaecido en Grecia en 1963 con el ataque al político demócrata griego Grigoris Lambrakis. Con esta película Costa-Gavras emprende con paso firme el camino que seguirá durante los siguientes años, reivindicando algunos de los más flagrantes ataques a la libertad que se han dado en el siglo XX por parte de estados corruptos y autoritarios.

La_confesi_n-236141307-large

En 1970 vuelve a la carga con L’aveu. Con un guión escrito por el que fuera ministro de cultura de Felipe González entre 1988 y 1991, Jorge Semprún, quien se basó en un libro escrito por Artur London en el que éste cuenta sus vivencias durante las purgas estalinistas, pasando de ser uno de los líderes del partido comunista en Checoslovaquia, a ser acusado de trotskista, sionista y seguidor de la doctrina de Tito.

Si en Z. ya habíamos visto recibir algún golpe a Yves Montand, en L’aveu las torturas, confinamiento y privación del sueño que sufrirá nos harán sentir incluso lástima del maltratado actor, quien perdió más de 15 kilos para perpetrar su rol.

Costa-Gavras comienza a hacernos ver que no se casa con nadie en este valiente y claustrofóbico filme.

Estado_de_sitio-273179830-large

Costa-Gavras nos lleva a otro de los escenarios de la Operación cóndor: Uruguay.

Etat de Siege (1972): Un funcionario ligado a la CIA estadounidense (Yves Montand, por supuesto) que se dedica a formar a fuerzas parapoliciales, es secuestrado por los Tupamaros. Juzgado en secreto, se condiciona su libertad a cambio de la liberación de guerrilleros detenidos por parte del aparato estatal. El suceso desencadena una importante crisis política.

Con su actor fetiche maltratado una vez más y adaptándonos (perdonándole) al hecho recurrente de que los actores de sus películas sean de Checoslovaquia, o en este caso Uruguay, hablen en francés, nos plantamos ante otra realidad cruda, sin sensiblerías, densa y sobria como nos acostumbra el franco-griego. La denuncia y la conciencia política y social vuelven a ser manejadas fríamente exponiendo una vez más las injerencias de potencias extranjeras en la vida Latinoamericana durante la segunda mitad del siglo XX.

sections-speciales

Agosto de 1941. Segunda guerra mundial. Ocupación alemana de Francia.

En este contexto arranca Section spéciale (1975), sexta película de Costa-Gavras que nos sitúa en la Francia de Vichy, donde un oficial alemán es asesinado por la Resistencia. El gobierno colaboracionista decide capturar a 6 personas aleatoriamente para juzgarlas a través de una section spéciale preparada para tal caso, y de este modo contentar al régimen nazi.

Difícilmente olvidable la escena en la que los encargados del gobierno, con varios dossiers de distintas personas, eligen a las seis que serán juzgadas.

87Wu3T5Vyzo56THNTaJtOfNbObc

Por último cerramos con Missing (1982), primera película de producción estadounidense que contó con el protagonismo del mismísimo Jack Lemmon, quien se sale de su rol más clásico para encarnar al padre del joven periodista Charles Horman, desaparecido tras el golpe de estado en Chile, que puso a Pinochet en el poder y a Allende bajo tierra.

Basada en hechos reales, con su estilo más clásico, Costa-Gavras vuelve a la carga destripando de nuevo los entresijos de Estados Unidos en Latinoamérica durante las décadas de los años 60 y los 70, un filme una vez más necesario y desgarrador donde se vive al máximo el caos y la desesperación de un pueblo y de un padre.

nachomn1

0 Comments

  1. Estupendo artículo, Nacho. A mí también me encanta Gavras. Otras dos películas suyas que recomiendo: “Amén”, sobre responsabilidades personales e institucionales en el Holocausto judío y “Arcadia”, sobre el drama del desempleo a mediana edad, pero, especialmente, sobre esa entelequia llamada “clase media”.

  2. Muchas gracias Javier. He visto ambas a pesar de no haberlas comentado por aquí. La de Arcadia especialmente la vi el año pasado cuando malvivía buscándome la vida y la verdad que no pude reirme más con su acidez y su humor negro.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *