DOSIS DE ACTUALIDAD – Justicia de trapo, fronteras de más, discursos para un titular

Publicado por Ezequiel L

Esta semana hemos visto una función digna del mejor de los teatros nacionales. Diversos movimientos en el terreno internacional, con un desarrollo tan simultáneo que parecen guardar estrechos lazos de causalidad entre sí, o incluso tener el mismo origen.
Qué locura… O no.

Pero antes de las grandes cuestiones que mueven el mundo y los tableros de la diplomacia, tenemos que rescatar de la retina las imágenes de un caso tan sencillo, básico y primario como el derecho a una vivienda digna. O al menos a conservarla. O al menos, a tener una solución habitacional para los conflictos. Hablamos de la llamada abuela de Fuerteventura, Josefa. Una señora que heredó una casa en una zona de paraje natural, y que por haber realizado unas reformas en la casa, fue denunciada y la casa fue declarada como ilegal. Los recursos de esta familia eran limitados y convivían en la casa dos de sus hijos y tres nietos menores de edad, dependientes de esta.
Nos encontramos entonces antes uno de esos casos en los que la Justicia llega a curiosas contradicciones, y a un injustificado desorden de prioridades. Concretamente en estos tiempos, de enmarañadas tramas de corrupción que salpican a casi todas las provincias, se producen estos tipos de sentencias, por lo que parece bastante urgentes, en los que una mujer como Josefa, por unos crímenes tan atroces contra lo público, que dejan a Rodrigo Rato a la altura del betún, es condenada a la cárcel.
Por suerte los mecanismos de este circo nacional que está montado desde hace tiempo se activan. Entran en juego los medios de comunicación, haciéndose eco del drama y consiguen que lleguen a todas partes, consiguiendo que la mujer reciba el indulto en Consejo de Ministros, y a la ridiculez de Rajoy, que tarde y mal, intenta colgarse una pequeña medallita como aquel que se siente bien después de dar limosna. Y lo que es mejor, anulando todo el proceso judicial. Evidentemente algo no funciona.

2015-08-28-el-indulto images

Pasemos a asuntos más grandes, pero no menos graves. Sigue existiendo el Estado Islámico, esa milicia autoorganizada que arrasa en Oriente Próximo, con orígenes y financiación nada claros. Sigue existiendo la actividad de las células activas en Europa, intentando nuevos atentados, y siendo frustrados por los diversos servicios secretos. Es difícil matar a la serpiente cuando no tiene cabeza. El útlimo ejemplo, el intento de atentar en el tren de alta velocidad que conecta Amsterdam y París. Necesitas un billete de tren y buen arma. Si hay una cosa que hace el terrorismo es poner en evidencia las medidas de seguridad de los Estados.
El miedo que sembrán bien podría inducir el trueque paulatino de seguridad por privacidad y el auge de fanatismos y xenofobias, de los que meten a todos en el mismo saco.

La existencia del Estado Islámico, ya en la frontera turca, provoca que miles de personas cada día huyan despavoridas hacia una vida mejor, lo que ha parecido venderse como el sueño europeo. Y no dudan en gastar los ahorros de toda su vida para ello. El abandono humanitario que sufren por parte de todos los organismos internacionales, las raciones de gas lacrimógeno en la frontera de Macedonia, y la construcción de muros, alambradas y fronteras para proteger la Europa sin fronteras hacen pensar que nada se ha aprendido del siglo pasado. Cabe destacar que reforzar la frontera serbo-húngara ha costado 30 millones de euros, una cantidad que por supuesto, no tenía ninguna otra utilidad en estos casos.

imagen.aspx

Poco influye esto en la vida política española. ‘Ya tenemos bastante’ parecen pensar. Sin embargo hemos visto grandes muestras de afecto en la población alemana con varias movilizaciones con el eslogan ‘Welcome Refugees’. Resultará que a muchos no les trae a cuenta admitir la guerra, ya que así sólo son inmigrantes que pueden ser ignorados. En otro caso son refugiados que deben ser acogidos, por Derechos Humanos y lo que no está escrito, Sentido Común. ¿La solución de Merkel? Campos de refugiados, un clásico. Pero fuera de la Gran Europa eso sí, tal vez en Serbia.

Entre tanto lo que en occidente provocaba amagos de infartos y noches sin dormir eran las consecuencias del bajón de la Bolsa China, que ha influido en todos los mercados. Con este nuevo sustillo, el sistema del capital se refuerza momentáneamente hasta el siguiente gran susto, como el tiempo entre terremotos. En esta maraña de deudas, intereses cruzados y especulación con dinero fantasma, si cae China caemos todos. Ironías del destino, un país ‘ex-comunista’ convertido a ultracapitalista tiene en sus manos el destino del mundo.

Para concluir este domingo, nos hemos levantado esta mañana con una emotiva carta de Felipe González , quien se ha envuelto en la bandera española y haciéndo útil su posición, más autoproclamada que otra cosa, de gurú de la política, y asesor en su tiempo libre y ha manifestado su postura, ya conocida por todos, de que Cataluña se convertirá en una Albania del siglo XXI si siguen por ese camino. Cuando uno tacha una solución de locura, debería al menos, aportar otra locura menor.

EL EX PRESIDENTE FELIPE DE GONZALEZ DURANTE LA PRESENTACION DEL LIBRO "EN BUSCA DE RESPUESTAS. EL LIDERAZGO EN TIEMPO DE CRISIS" 07/11/2013 MADRID

EL EX PRESIDENTE FELIPE DE GONZALEZ DURANTE LA PRESENTACION DEL LIBRO “EN BUSCA DE RESPUESTAS. EL LIDERAZGO EN TIEMPO DE CRISIS”
07/11/2013
MADRID

No me cabe duda de que a González le importa tanto el dinero como a Mas,¿ de qué sorprenderse?

En cuanto a Cataluña, el registro más que oportuno por parte de la policía de la sede de Convergencia de Catalunya por aquello de las comisiones del 3%, asunto que cada vez parece más que era conocido por toda la élite, y que se saca de vez en cuando a la luz como herramienta política, como el archiconocido caso del Honorable no tan honorable Pujol.

Demasiadas sospechas en este tiempo de desinformación. Demasiados frentes abiertos nos impiden ver con claridad.

zkielphy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *