¿Por qué hay yihadismo?

Publicado por Nacho S

 

¿Por qué hay yihadismo?

¿Qué ha ocurrido en los últimos años que haya hecho aumentar tan drásticamente el número de atentados?

¿Hay que culpar al Islam?

¿Hay que culpar las políticas de occidente?

¿Es todo más complejo?

 

Hoy en La Cloaca vamos a desgranar las causas por las que los atentados yihadistas son el nuevo terror de occidente.

 

En primer lugar hablaremos del perfil del atacante, es decir, el perfil del terrorista que perpetra los atentados.

El perfil prototípico del causante de estos ataques terroristas no es un refugiado sirio que era profesor, oncólogo o funcionario en su país y ha tenido los miles de euros suficientes para pagar al traficante de personas y tirarse al mar con su hijo recién nacido. Muchas campañas y medios xenófobos utilizan deliberadamente la palabra refugiado con el fin de producir un sentimiento negativo ante estas personas. Actualmente, ningún refugiado sirio de los que ha venido huyendo de la guerra ha perpetrado ninguno de los atentados que sacuden Europa en los últimos meses.

Lo que sí es cierto es que uno de los terroristas que atacó París aquel fatídico día, se hizo pasar por uno de ellos ya que poseía un pasaporte sirio falso, mientras que el atacante afgano del metro en Baviera está por ver si falsificó su identidad y su estatus de refugiado para pedir asilo en Alemania.

Aclarado (por necesidad imperiosa) el tema de los refugiados y su relación con los atentados, pasemos a hablar de esos terroristas sin escrúpulos que están sembrando el terror en Europa. (Por favor, que nadie se olvide de que estos atentados son el pan de cada día en Afganistán, Libia, Irak, Siria e incluso Pakistán.)

Hablemos de ese prototipo de joven, radicalizado, muy a menudo nacido o criado en el país donde atenta, que son los nuevos enemigos a batir para vivir en paz.
Estos atentados nos definen al siguiente individuo: se trata de un musulmán que ha nacido en Europa con unos valores diferentes, inculcados por la idiosincrasia familiar. Valores que no tienen en absoluto por qué ser radicales. Me gustaría hacer hincapié en el perfil de edad de la gente que atenta: No atenta el padre o la madre que llevan décadas allí, suele ser el hijo de dieciocho a trentaypocos años. Desde su juventud no hay éxito en la integración, no hay éxito en los estudios y existe marginación y exclusión social (por su culpa y por culpa del sistema). El joven se radicaliza leyendo basura propagandística por Internet del Daesh y de Al-Qaeda. Él cree que va a morir y que irá al cielo donde tendrá lo que en vida no obtuvo y considera que si destina su miserable y fútil vida a perpetrar un atentado, su pobre recorrido vital habrá servido para algo.

Ahora hablemos. ¿Quiénes son estos Daesh o esta Al-Qaeda?

Como no me voy a extender, hablemos rápido: Al-Qaeda surge de la radicalización de los muyahidines afganos financiados por EEUU para luchar contra la Unión Soviética. Dejo un poco de lo que decían nuestros periódicos occidentales de ellos:

Actualmente siguen patrocinados por Arabia Saudí, quien se dedica a extender su visión radical del Islam por el mundo (el wahabismo). Nótese que Arabia Saudí ha comprado miles de millones () en armas a EEUU, con el consentimiento de Europa y demás. Mientras tanto nuestros enemigos son Irán, Corea del Norte y Cuba (en fin).

El Daesh es una escisión de Al-Qaeda. Domina toda la parte sunita de Irak y el desierto Sirio, salvando en ambos países el Kurdistán, en el caso sirio la costa y en el caso iraquí la zona chiita (de Bagdad para abajo). Grosso modo.

El Daesh surge de la invasión de Irak. Comienza con la toma de Mosul (bueno, un poco antes) y se compone principalmente de radicales sunitas que venían del ejército de Saddam, antiguos militantes de Al-Qaeda y muchos radicales y mercenarios de todo el mundo. Patrocinados por Arabia Saudí, Catar, Turquía y utilizando armas israelíes y americanas.

¿Por qué? Porque estos países no quieren ni están interesados en que haya dictaduras baath (dictaduras panarabistas ‘socialistas’ laicas como la de Saddam, Bashar-Al Assad o Gadafi).

¿Son (eran) estos señores unos hijos de puta?: . ¿Vivía mejor el planeta e incluso gran parte de su pueblo con ellos? También. Aquí EEUU y la OTAN tienen muchísima culpa de lo que nos ocurre ahora.

El ataque y desmembramiento de estos países ha creado un caldo de cultivo perfecto para el caos, la violencia y la radicalización. Los grupos extremistas que previamente estaban silenciados se han reorganizado y muchos de los supervivientes de estas masacres perpetradas desde la OTAN u occidente miran con odio hacia esa cultura que ha irrumpido en sus vidas dejando un paisaje de muerte, dolor y destrucción a su paso.

Aleppo 2Imágenes de Aleppo antes y después de la guerra

Aleppo 3Imágenes de Aleppo antes y después de la guerra

AleppoImágenes de Aleppo antes y después de la guerra

Lo repito: ¿Quiénes somos nosotros para ir a un país a “instaurar la democracia”?

¿Por qué no les dejamos en paz?

Personajes como Gadafi, Al-Assad o Saddam son de lo peor que ha parido la historia de la humanidad, pero nosotros (occidente, la OTAN…) no somos nadie para ir allí a decirles lo que hay que hacer y cómo se debe gobernar un país. En España tuvimos la dictadura franquista y actualmente vivimos bastante mejor. No hizo falta que el tío Sam viniese. Pues de igual manera, nosotros no tenemos que ir a estos países a derrocar a sus dictadores. Simplemente no es asunto nuestro. Aunque bueno, llegados a este punto, todos sabemos que no se fue precisamente por amor a la democracia sino por intereses geoestratégicos.

La culpa no es sólo de occidente de igual manera, que nadie se confunda. El que se radicaliza es un ser humano que sabe lo que está bien y lo que está mal. Pero como se puede ver el problema es bien complejo y lo que tendríamos que hacer todos, en mi más clara imposible opinión, es mandar a tomar viento (por decirlo muy suavemente) a todos aquellos que desde miles de kilómetros de distancia nos provocan guerras en nuestro patio trasero sabiendo que a ellos no les van a afectar.

Y digo claramente la forma de luchar contra el terrorismo fundamentalista, que precisamente no es mandar más militares y verter más sangre:

  • Eliminación del apoyo y financiación al Daesh y Al-Qaeda. Señalar con el dedo ante la ONU a los países que lo hacen, como hizo Putin por ejemplo. Dejar de mandarles armas, medicamentos y apoyo logístico. Así como dejar de comprarles su petróleo. Se sabe muy bien quién le compra el crudo a Daesh y no se hace nada. El beneficio del Daesh en este aspecto se cuenta en millones de dólares mensuales.
  • Investigación y persecución de cualquier persona que se demuestre claramente radicalizada. Muchísimo más barato que invertir en soldados, bombas y guerra, es el hecho de investigar dentro de la propia Europa a los posibles ejecutores de atentados.

¿Pero hay países financiado a Daesh?

Por supuesto. ¿Es que nadie se ha preguntado de qué vive un país que supuestamente es enemigo de todo el planeta?

Alto y claro: Esos rebeldes ‘moderados’ que ha entrenado, financiado y un largo etcétera EEUU son en gran medida una fuente de personal, armamento y conocimientos para el Daesh. Recordemos que Siria es para Rusia, lo que Israel es para EEUU en Oriente Próximo. EEUU quiere una Siria desmembrada, radicalizada, pobre y caótica. Y lo mismo quieren Arabia Saudí y Turquía. Este último país, con su giro fundamentalista, su posición anti-Assad y antikurda es uno de los mayores valedores en la sombra del Daesh, hecho más que destapado por periodistas extranjeros y turcos. Estos últimos muchas veces asesinados o silenciados de por vida por la cuasidictadura de Erdogan.

¿Por qué el Daesh ataca a otros musulmanes?

La versión radical del Islam que difunde Arabia Saudí (el wahabismo) es radical contra los que no siguen su doctrina. Daesh bebe de todo el wahabismo que exportan los Saud y es especialmente radical contra los musulmanes chiitas como son los iraníes. Por ello Irán es enemigo del Daesh y debería ser nuestro aliado. Pero no, nosotros seguimos bailándole el agua a Arabia Saudí porque tiene más petróleo y USA nos dice que Irán es un país beligerante (Irán no ha empezado ninguna guerra en los últimos cien años. Recordemos que la guerra Irak-Irán de los 80 empezó por un ataque sorpresa de Saddam). También son enemigos de los kurdos ya que son mucho más moderados (practican un sistema político de izquierdas, la mujer es muy importante en su sociedad etc). Por ello, en Siria e Irak, YPG, peshmergas y demás facciones kurdas luchan día tras día contra el estado turco y contra el Daesh mientras siguen siendo ninguneados por la comunidad internacional.

Hablemos con conocimiento de causa y no dejemos que la máquina del miedo, la xenofobia y el racismo se apodere de nosotros.

Maldigo a todos los que desde uno y otro bando, convencen a su pueblo que la solución es invadir, masacrar y atentar contra la vida de civiles.

nachomn1

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *